Qué bien que ahora ... - Tu Blog

Tu blog
© Fundación Acorde 2013. All rights reserved
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Artículos
¡Qué bien que ahora estamos todos «trastornados»!
(por Mónica Sardina Casanueva)

Así es como comencé el último taller presencial en el centro de rehabilitación; esa fue la frase que elegí para romper el tenso ambiente que se respiraba en la sala.

Llevábamos aproximadamente un mes con noticias sobre «ese virus chino que no va a llegar» y los/as usuarios/as se encontraban especialmente alterados/as.
Muchos se quedaron mirándome sin comprender a qué me refería, suele pasarme a menudo, pero algunos se sonrieron al comprender la reflexión que implicaba.
¿Acaso no estaba todo el mundo igual de alterado que ellos? Por primera vez su ansiedad, sus miedos, sus ideaciones paranoicas, sus comportamientos impulsivos, sus sensaciones de peligro, su visión «poco optimista» del mundo y su futuro, iba en total consonancia con el resto de la humanidad. Por primera vez estaban adaptados a la situación, así que la pregunta que me hicieron cuando comprendieron lo que quería decir fue:
—¿Entonces estamos curados/as? Danos el alta.

Hacen esta pregunta no carente de lógica o, dicho de otra forma, con total conocimiento de causa, pues la adaptación es uno de los temas transversales durante el tratamiento, como concepto y como capacidad perdida que se puede entrenar.



A partir de la definición de trastorno como un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, (1) es decir, desadaptativo, trabajamos en cada taller, sesión individual y familiar, el cambio en aquellos factores que los/as usuarios/as deseen cambiar de cara a mejorar su adaptabilidad y su calidad de vida.
Es importante que ellos/as decidan en que punto de sus vidas quieren estar más adaptados, pues todo ser humano tiene el derecho a decidir no adaptarse al entorno si entiende que va en contra de su esencia personal, y nosotros/as, como Fundación, respetamos esa autoafirmación.

Esta situación nos ha convertido a todos/as de forma súbita en «desadaptados/as» dado su carácter único y global. Nadie se lo esperaba y, por ende, ninguno/a de nosotros/as estaba preparado/a, de ahí su marcada capacidad desadaptativa.
La distimia, la pena profunda, la agorafobia, depresión, el estrés, la sensación de vacío, las dificultades para dormir, los pensamientos recurrentes, … son tan familiares ahora para casi todo el mundo, como antes, ajenos.
Es por esto por lo que se puede entender como una tabula rasa a nivel social; un evento igualador que puede ser tomado como punto de partida para relacionarnos desde la mutua comprensión y el reconocimiento de emociones y situaciones compartidas.

Desde esta perspectiva les decía a los/as usuarios/as:
—qué bien que ahora estamos todos/as trastornados/as. Ahora a todo el mundo le cuesta salir a la calle, podéis verlo en sus caras, podéis hablar de ello, podéis compartir vuestra experiencia, ahora mucha gente ha sentido el vacío, quizás no como el que soléis sentir vosotros/as a menudo, pero podéis hablar de ello, expresarlo y escuchar a otros expresarlo, podéis participar de esa necesidad básica del ser humano de compartir experiencias a través de las relaciones, y, sobre todo, podéis hacerlo sintiéndose uno más, parte de un todo global azotado por una situación crítica pero igualadora ante la cual, todos/as tenemos que aprender a vivir de nuevo, tenemos que rehacernos y encontrar nuevas formas de hacer las cosas, de percibirlas. El mero contacto con el ambiente ha cambiado.



Espero que nadie se ofenda al verse incluido en el colectivo de «trastornado» pero es una verdad indiscutible que de esta situación salimos todos más o menos trastornados, aunque la mayoría volverá pronto a la «normalidad», en cambio, nuestros/as usuarios/as viven y vivirán con esa etiqueta a cuestas para siempre.

Por tanto, aunque no sea la mejor de las situaciones, me alegro de poder decir:
—Qué bien que ahora todos/as estamos trastornados/as, ...

…aunque sólo sea durante un tiempo.

Mónica Sardina Casanueva
Técnica de integración social.
(1) Definición de Trastorno del DSM IV

Regreso al contenido | Regreso al menu principal